El sentido arbitrario y caprichoso de la Alcaldesa de Colmenarejo, Miriam Polo, convierte la última sesión plenaria en un espectáculo bochornoso.

Además, dice que a partir del día 21 los Plenos seguirán siendo por videoconferencia. “¿Por qué?” , se le pregunta. “porque lo decidimos nosotros”, contesta.

La segunda mitad del Pleno Extraordinario que convocó la alcaldesa de Colmenarejo, el pasado jueves 18, puso de manifiesto el carácter autoritario, arbitrario y caprichoso de Miriam Polo, que habitúa a interrumpir  a los miembros de la oposición y a retirarles la palabra si dicen algo que no les gusta y a emitir opiniones ofensivas sobre ellos tras producirse la votación.

El Concejal de ALTERNATIVA, Antonio Sánchez,  propuso que la Mesa de Contratación del Pleno  debería contar con un miembro de la oposición ya que representa al Pleno y no al Equipo de Gobierno. El resultado de la votación se dio con un empate y tras esto, mantenidas las posiciones, se aplica el voto de calidad de la alcaldía, según el art. 100 del RD. 2568/1986, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico  de las Entidades Locales.

Antes de concluir el proceso de votación, la alcaldesa emitió una crítica dirigida a la oposición tachando su voto de vergonzoso por tener que volverse a votar y acusándoles de ir en contra de los intereses de los vecinos.

La alcaldesa, incumpliendo lo previsto en el art. 100 de RD citado que dice que una vez concluido el debate no se interrumpirá la votación hasta que no se proclame el resultado, abre con esa crítica un nuevo debate impidiendo que los miembros aludidos le puedan contestar y para ello  retira el micrófono y el uso de la palabra al concejal de ALTERNATIVA, quien denuncia el abuso que hace la Sra. Alcaldesa.

En el punto siguiente del Orden del Día referido a la renuncia del Concejal  de Ciudadanos D. Juan José Diez,  renunciando a su pertenencia a ese Grupo Municipal para pasar al de No Adscritos, Antonio Sánchez vuelve a pedir la palabra y la alcaldesa se la deniega como así a su compañero de partido Fernando Arribas, concediéndola a los demás.
La salida de tono del Concejal de “No Adscritos”, D. Juan José Díez, en su contestación a la portavoz de VOX Guadalupe de La Fuente, tampoco avecina que vaya a contribuir a mejorar el desarrollo de los Plenos.

Durante el transcurso del Pleno, se puede observar cómo la alcaldesa exige la petición de la palabra a los concejales de los grupos de la oposición pero no exige este requisito a los del Equipo de Gobierno y mientras ella exige el respeto al turno de palabra interrumpe a los demás e interviene cuando le viene en gana.

Esta falta de respeto a las reglas de juego en el desarrollo de la sesión plenaria la han convertido en un espectáculo bochornoso.

Si la Sra. Alcaldesa de Colmenarejo, no está capacitada para dirigir un Pleno y aceptar las críticas que se le puedan hacer a su gestión o a la de su Equipo de Gobierno, mejor es que dimita en beneficio de la seriedad y respeto que merece el puesto institucional que ocupa.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: