SOBRE EL CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA COLMENA

Por Carlos González-Amézua, Secretario de Política Institucional de AxC  (21-04-2010) El Ayuntamiento de Colmenarejo, cuyo déficit supera con creces el millón de euros, se gastará 120 millones de pesetas en una instalación escandalosa que no va a rendir ningún beneficio tangible al pueblo. ANTECEDENTES DEL PROYECTO Hace unos 10 años, alguien de APIC visitó el …

Leer MásSOBRE EL CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA COLMENA

El MONTAJE DEL PP DE COLMENAREJO EN EL ÚLTIMO PLENO

ALTERNATIVA por Colmenarejo  (10-04-2010) Los Concejales del Partido Popular de Colmenarejo se ausentaron del Pleno, para no tener que asistir a la vergonzante escena de la aprobación de una moción para el desalojo de una parcela que, siendo alcalde Julio García Elvira, del Partido Popular, se auto-adjudicó a una empresa de la que era co-propietario …

Leer MásEl MONTAJE DEL PP DE COLMENAREJO EN EL ÚLTIMO PLENO

Un mensaje de tranquilidad a los partidos políticos

ALTERNATIVA lanza un mensaje de tranquilidad al resto de partidos (publicado en «La Información» Marzo 2010) Antes de empezar a hablar de política, hay que hablar de ciudadanía. Es preciso recuperar las emociones básicas, lo que nos va a servir para vivir, para gestionar las situaciones que se plantean a diario. Entonces, cuando vivimos conscientemente, …

Leer MásUn mensaje de tranquilidad a los partidos políticos

ALTERNATIVA RECURRE LOS PRESUPUESTOS

ALTERNATIVA por Colmenarejo recurre los presupuestos y ordenanzas que incrementan la fiscalidad y pide mayor transparencia e información en las cuentas municipales (publicado en «La Información» Marzo 2010) ALTERNATIVA por Colmenarejo ha pedido al Equipo de Gobierno que facilite información sobre las cuentas ante la preocupante situación económica de las arcas municipales Cuando desde distintos …

Leer MásALTERNATIVA RECURRE LOS PRESUPUESTOS

Salvar la biodiversidad

Por Carlos González-Amézua, Secretario de Política Institucional de AxC  (6-03-2010) El Sr. Concejal de Medio Ambiente, de Participación Ciudadana y de Mujer, D. Jerónimo Hernández Casares, con motivo de la declaración de 2010 como “Año Internacional de la Diversidad Biológica” ha leído una moción en el pleno de febrero en pro de la conservación de …

Leer MásSalvar la biodiversidad

Colmenarejo y la Sostenibilidad

Dentro de poco más de un año estaremos en campaña electoral. Las promesas habituales (unas incumplidas, otras incumplibles y otras dictadas desde Madrid) se trufarán con las palabrejas de rigor, imprescindibles para estar en la onda electoral, como “medio ambiente”, “sinergias”, etc.

A estas palabras, que rara vez se traducen en algo concreto y tangible, se añadirá una nueva, que ya está en boca de todos, pero que a nuestro pueblo llegará, como casi todo, tarde: sostenibilidad.

La palabrita recoge un concepto más viejo que la tana y que cualquier ama de casa maneja a diario: “Si dispongo de 600 euros mensuales para dar de comer a mi  familia, no debo gastar más de 20 al día”. Parece de Perogrullo, pero no nos podemos ni imaginar la cantidad de dramas que acarrea incumplir este precepto de puro sentido común.

Esto, que buena parte de las familias comprende y practica, no lo entienden -ni mucho menos practican- las sociedades (léase autonomías, países, culturas, civilizaciones, instituciones, ayuntamientos…). Hoy, gracias a los arqueólogos, hemos descubierto el misterioso motivo de la desaparición de ciertas culturas. Desde florecientes ciudades-estado de la Grecia preclásica hasta grandes civilizaciones precolombinas, que de repente desaparecieron. Pasaron de la cúspide al olvido. Pues bien: hoy sabemos que tras estos cataclismos sociales había, en casi todos los casos, un agotamiento de los recursos naturales. El éxito atraía población; la población exigía más producción agrícola; la producción agrícola requería suelo que se robaba a los bosques; menos bosques significaba suelos más pobres, más erosión, menos lluvias, más incendios, menos acuíferos… que se traducía en menos producción agrícola, hambre, enfermedades, rebeliones: fin de la prosperidad. Esta historia comienza a sonarnos, ¿verdad?

¿Qué hemos aprendido de estas lecciones que nos ha regalado la Historia? A nivel colectivo, nada; absolutamente nada. Ese concepto del que hablábamos –sostenibilidad- que aplicado a la economía familiar es conocido y practicado, deja de tener sentido cuando traspasamos el umbral de nuestra puerta y salimos al mundo de todos. Sabemos que el agua potable es finita, como nuestro sueldo, pero la derrochamos sin pudor. Sabemos que el territorio, el suelo, es limitado, pero no tenemos reparo en llenarlo de ladrillos y asfalto. Podíamos, al menos, elegir aquellos lugares en los que se causara un impacto menor… pero hacemos justo lo contrario. Abusamos de los recursos que el planeta nos ha regalado como no nos atrevemos a abusar de nuestros propios recursos (sueldo), y sin embargo, los recursos naturales son el verdadero sueldo de la Humanidad. Esta verdad es también de Perogrullo, aunque nos cueste más asimilarla.

Trasladémosla a nuestro pueblo, a Colmenarejo. ¿Cuáles son los recursos económicos de que dispone Colmenarejo? Tenemos unos ingresos más o menos fijos que proceden, una parte de nuestros impuestos locales y otra de los impuestos de todos los españoles (nosotros incluidos). Aún hoy disponemos de algunos ingresos procedentes de los impuestos del resto de ciudadanos europeos, pero esos se acabarán pronto. Por tanto, el dinero que tiene el Ayuntamiento de Colmenarejo para dar servicios a sus ciudadanos proviene principalmente de nosotros, de los ciudadanos. Si gastamos cada año lo mismo que ingresamos, no debería haber problema… pero no es así: cada año gastamos más de lo que ingresamos (eso es posible porque no pagamos algunas facturas que debemos y porque pedimos prestado a los bancos). Hay otros ingresos, irregulares pero sustanciosos, que no son estables y que proceden de la venta del suelo para construir, bien sea de particulares (el ayuntamiento se queda con un pellizco) o bien suelo del propio ayuntamiento.

Escombrera junto al colegio "Las Veredas"
Escombrera junto al colegio público "Las Veredas" de Colmenarejo

¿De cuánto suelo dispone Colmenarejo cada año para vender al mejor postor? Para saberlo solo hay que dividir el suelo que queda libre entre los años que queremos ingresar este dinerito. Y aquí viene el problema, porque inmediatamente nos damos cuenta de que es un número de años limitado, pasados los cuales el suelo se acaba, y con él cosas que ahora no tienen apenas precio, pero cuyo valor es incalculable: el campo, los encinares, el aire puro, el aroma del romero en verano, el canto de la abubilla, el silencio… Ni que decir tiene que si esta dinámica la siguen el resto de nuestro entorno, el resto de la sociedad, del país y del planeta… lo que se nos acaba es todavía más importante. En resumidas cuentas: si hacemos así las cosas, podemos afirmar que hemos elegido un modelo de crecimiento-financiación insostenible.

Hoy tenemos en Colmenarejo 5 veces más casas que hace 20 años. Si construyéramos al ritmo de la media de estos últimos 20 años, el suelo se terminaría en poco más de 40 años. Pero si lo hacemos al ritmo de los últimos 10 años, no llegaremos ni a los 25 años. Y si lo hacemos al ritmo que han propuesto en el último intento de plan de urbanismo APIC, PSOE e IU, con el silencio complaciente del PP, nos quedaríamos sin suelo en el siguiente plan de urbanismo. Y luego ¿qué? Recordemos que hemos decidido financiar nuestra calidad de vida con la recalificación de suelo para edificar. ¿Qué hacemos entonces cuando se acabe? Conclusión: hemos elegido un modelo de crecimiento que no es sostenible, y por lo tanto, conduce de forma irremediable al desastre.

Como individuos somos capaces de entender que si el domingo nos vamos toda la familia a comer  a «El Bulli» (antes de que lo cierren), el resto del mes ayunamos. Muchas personas que saben esto perfectamente, votarán dentro de un año a partidos cuya intención (generalmente no declarada) es enladrillar Colmenarejo, de norte a sur y de este a oeste. Con ese voto estarán condenando a sus hijos y nietos a marcharse, a ver devaluarse el valor de sus casas, a presenciar impotentes el final de su pueblo.

Esta insostenibilidad del modelo de desarrollo que propugnan con sus actos (las palabras van por otro lado) los grandes partidos de este pueblo tiene otra lectura que no nos puede pasar inadvertida: para un grupo de unas 50 familias el modelo es muy sostenible, porque genera mucho dinero a repartir entre pocos, que bien gestionado puede durar varias generaciones. De ahí el interés de esas 50 familias en controlar a los grandes partidos del pueblo. No es cuestión de ideología sino de intereses. De hecho, si exceptuamos las declaraciones engoladas y retóricas de unos y otros, todos ellos comparten los mismos objetivos, y si no están todos en el mismo partido es para poder repartirse mejor el pastel (y porque se llevan mal entre ellos). Para estas personas, el modelo que proponen sí es sostenible, pero para Colmenarejo es absolutamente insostenible.

Leer MásColmenarejo y la Sostenibilidad