De hundimientos, ovejas y ratas

La Sra. Alcaldesa, la Concejal de Cultura y «Educación» y el Concejal de Seguridad hacen alarde de su perfil político y educativo.

Nos sorprendía hace unos días la publicación de la concejala Montse Palazón sobre el peligro de hundimiento de un barco, tachando de ovejas negras a aquellas que intentaban salvarse. De inmediato, el tránsfuga Juan José Díaz los calificaba como “putas ratas” y recibía el aplauso y el “me gusta” de la Alcaldesa, Miriam Polo, y de la propia Montse Palazón, concejal de Cultura y “Educación” a mayor gloria.

Desconocemos si el símil del hundimiento del barco hacía alusión a la situación crítica del Ayuntamiento de Colmenarejo. Si es así, nos preocupa y mucho la afirmación de “hundimiento”.

Hay que señalar que desde la entrada a formar parte del Equipo de Gobierno en junio de 2019, los dos concejales de Alternativa por Colmenarejo trataron de plantear medidas encaminadas a reconducir el rumbo de un barco -el Ayuntamiento- que navegaba hacía tiempo por aguas turbulentas. La alcaldesa, capitana al mando del timón, puso desde el primer momento rumbo a “La isla del tesoro”, aconsejada por el Jefe de máquinas, el concejal Fernando López Sevillano, tal vez guiados por la ceguera del tesoro que albergaban las 28.000 piezas de a ocho.

Durante once meses, los concejales de Alternativa por Colmenarejo intentaron en vano hacer ver al resto del Equipo de Gobierno que no se trataba de un barco pirata, sino de un barco con un alto valor humano y de recursos que era preciso cuidar y hacerlo virar a aguas más tranquilas donde poder recuperarse de los empellones sufridos anteriormente.

Salvo los dos concejales de Alternativa que, siguiendo las indicaciones del vigía del palo mayor -la Intervención Municipal- alertaban de que ese rumbo llevaba inevitablemente hacia los acantilados, el resto de la tripulación (PSOE, Vecicolme y Unidas Podemos) han seguido remando cada vez con más fuerza. Llegado el momento, los dos concejales de Alternativa optan por dejar de ser partícipes del descalabro del barco y guiados por la decencia deciden salirse, mientras la alcaldesa y el resto de concejales, mantienen el rumbo suicida mientras se estancan, como en la orquesta del Titanic, en un bucle del que solo salen para emitir descalificaciones.

Confiemos en que desde la militancia y los votantes del PSOE, de Vecicolme y de Unidas Podemos hagan entrar en razón a sus representantes y les exijan un cambio de rumbo para evitar lo que, como bien auguraba la concejal Montse Palazón, será el hundimiento de este nuestro Ayuntamiento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: